10 PELÍCULAS PSICODELICAS PARA VIAJAR A TRAVÉS DE LA MENTE HUMANA

No hay algo que conozcamos que no provenga de la percepción de los sentidos, de la comprensión del alma y del entendimiento de la mente.
— Aristóteles

La mente humana siempre ha sido un enigma para nuestra especie, no importa en qué tiempo o lugar vivamos, y es que de ella proviene la manera en la que cada quién percibe el mundo, en la que cada quien arma su propio“Todo“. Pero ¿cómo funciona la percepción? ¿Hasta dónde puede llegar la mente? Y… ¿hay algo más allá de nuestra conciencia que no alcanzamos a detectar? Éstas son las preguntas base que dieron pie al movimiento que hoy conocemos como psicodelia. 

Es normal que sintamos curiosidad por la forma en la que funciona lo que está dentro de nosotros y nos hace ser, y esa misma curiosidad es la que nos ha llevado, a través de todos los tiempos, a experimentar con distintas sustancias para crear vivencias que nos ayuden a comprender mejor. Justamente como no se suele alcanzar a apreciar la complejidad de las cosas, siempre han existido personas que experimentan con lo que no todos se atreven, y dentro de ellas, ha habido quienes se han dado a la tarea de exportar al mundo lo que sacan de ello, desde pintores y literatos hasta músicos y cineastas, todo por el deseo de que el resto de la gente conozca su experiencia; justo de ese deseo surge el movimiento psicodélico. 

Sin duda, esta gente ha dejado un legado psicodélico y al público le gusta, tanto así que muchas de sus obras han sido consideradas genialidades o se han vuelto de culto, incluso han llegado a ser idolatradas por muchos, como es el caso de “The Wall”, de Pink Floyd. Se han hecho infinidad de cosas para acercarnos a una contemplación más profunda del ser humano, y para fortuna de muchos, se puede llegar a ello a través de imágenes y sonidos, incluso con la propia imaginación como único motor; ingerir cualquier tipo de sustancias no es necesario para percibir, y eso lo dejan muy en claro las películas que te mostramos a continuación.



“La montaña sagrada” (1973)
Alejandro Jodorowsky


Resultado de imagen para La montaña sagrada

El cine de Jodorowsky se ha distinguido siempre por romper esquemas, por transgredir la barrera entre lo común y lo limítrofe y saber encaminar al espectador hacia un estado de contemplación elevado. Ya renombrado después de su exitoso filme “El topo”, esta película lo hizo saltar aun más a la fama por ser una de las mejores producciones de su época y convertirse en una referencia para el cine esotérico. Llevada por un protagonista poco usual (un vagabundo), “La montaña sagrada” pone ante nuestros ojos un viaje interplanetario que más bien parecería un pase directo a las habitaciones de una mente humana.



“El planeta salvaje” (La planete sauvage) (1973)
René Laloux

Resultado de imagen para El planeta salvaje

Siendo un filme de origen francés, no te sorprenderá mucho lo extravagante e innovador que es, ¿o sí? “La planete sauvage” fue un éxito para la animación en sus tiempos, y es que rebasaron esa barrera impuesta desde hacía décadas que ligaba los dibujos a los temas estrictamente infantiles. Puede ser que esta película podría no comprenderla ni un adulto, ya que aborda al ser humano desde un punto de vista que es difícil de contemplar para muchos: como la no-cumbre de la existencia viva. 



“Enter the void” (2009)
Gaspar Noé

Resultado de imagen para Enter the void

Un narcotraficante, un disparo y una vivencia extracorporal: éstas son las tres premisas que tendrás que tener en mente cuando comiences a ver “Enter the void”. Este filme francés fue grabado con vista subjetiva, así que es bastante fácil seguir los viajes mentales del protagonista y sentirte totalmente identificado con él… ¿Quieres vivir la experiencia?


“Across The Universe” (2007)
Julie Taymor

Resultado de imagen para Across The Universe

Acompañada de música de los Beatles, si quieres saber lo que es tener una experiencia con sustancias alucinógenas mientras se es un típico adolescente enamorado, sin duda “Across The Universe” es para ti. Con propuestas visuales bastante amenas e interesantes, este musical dejará traslucir al hippie experimentador que hay en ti.



“Alice” (1988)
Jan Svankmajer

Resultado de imagen para Alice” (1988

Jan Svankmajer es uno de los cineastas más infravalorados en la época actual, y es que debería ser conocido por todo el mundo no sólo por su increíble talento para adaptar todas sus ideas al stop motion, sino justamente por las ideas que tiene. Esta versión checa de “Alicia en el país de las maravillas” sin duda te dará algo en qué pensar… o un buen rato para viajar.



“The Fall. El sueño de Alexandria” (2006)
Tarsem Singh

Resultado de imagen para The Fall. El sueño de Alexandria

Con más tintes surrealistas que psicodélicos, esta película de Singh no es una que debas dejar pasar; en realidad es un poco molesto que casi nadie la conozca. Con pasajes sacados de la imaginación de una pequeña niña que se lastima el brazo y no tiene nada que hacer mientras se recupera en el hospital, “El sueño de Alexandria” te transporta a un universo que seduce e induce a utilizar el recurso más bello que tiene la mente humana: la imaginación.



“Pink Floyd — The Wall” (1982)
Alan Parker

Resultado de imagen para Pink Floyd — The Wall movie

Al parecer, la producción cinematográfica puramente psicodélica más conocida de todas. Esta película con ideas de Roger Waters invita a “volarse la barda” y a atreverse a ver las cosas como son, sin tapujos ni eufemismos. A pesar de que se necesita una gran capacidad de interpretación e ilación debido a la cantidad de analogías visuales que se utilizan, si logras traspasar los límites de lo cotidiano, te abrirá muchas puertas hacia cómo es la realidad del mundo que nos rodea. Además, si la mente puede viajar eones únicamente con la música de Pink Floyd, imagínate a qué estados puedes llegar cuando se conjunta con elementos visuales ad hoc.




“Altered States” (1980)
Ken Rusell

Resultado de imagen para Altered States

William Blake escribió “Si las puertas de la percepción se depurasen, todo aparecería a los hombres como realmente es: infinito. Pues el hombre se ha encerrado en sí mismo hasta ver todas las cosas a través de las estrechas rendijas de su caverna“. Esta frase inspiró a Aldous Huxley y hace alusión al mito de la caverna mencionado en los Diálogos de Platón, y queda a la perfección para describir esta película, que es el reflejo de lo que pasa cuando alguien se atreve a explorar lo imposible: el tiempo a través de la memoria genética.




“The Cell” (2000)
Tarsem Singh

Resultado de imagen para The Cell

Protagonizada por Jennifer López, esta cinta es, sin duda, una obra maestra en la rama de los thrillers psicológicos, además de abordar temas que pueden “volarle la mente” a cualquiera. Básicamente, la historia plantea una realidad en donde la ciencia está tan avanzada que puede hacer que una persona se meta en la cabeza de otra para ver cómo funciona su mente, consciente e inconscientemente, pero lo interesante del filme es la persona en cuya cabeza se adentra la protagonista: un sádico asesino.



“This Is Not A Movie” (2010)
Olallo Rubio

Resultado de imagen para This Is Not A Movie

Ésta es una película poco usual, no es sólo porque se llame “Esto no es una película”, sino porque verdaderamente rompe con los estereotipos de lo que una película (y guion) debe ser. Este filme se enfoca únicamente a denunciar al “sistema”, esa especie de “Gran Hermano” monstruoso al que no sabemos que pertenecemos y, sin embargo, dirige la vida de todos.



“Paprika” (2006)
Satoshi Kon

Resultado de imagen para paprika pelicula

Dicen que esta animación japonesa sirvió de inspiración para la película que, cuatro años más tarde, protagonizaría Leonardo DiCaprio, dándole fama al concepto de la inserción de sueños e incidiendo en la mente de todo espectador: “Inception”. Bueno… pues así como lo es esta película norteamericana, también “Paprika”: compleja, intrigante, con realidades alternas dobladas unas sobra las otras. Sencillamente, hay que verla —por algo es el pilón de la lista—.



Algunos dicen que lo psicodélico es un “viaje para huir”, pero… ¿de qué? Muchas veces necesitamos un “escape” porque la mente exige que nos alejemos un poco del mundo exterior para poder conectar con el interior, y es que el “yo” siempre tendrá cosas más interesantes que decir. 

No importa qué tanto queramos comprendernos a través de otros, lo cierto es que cada mente va adquiriendo una distinta manera de procesar el mundo, y esto depende, en gran medida, de lo que absorbe. Entre más variedad tengamos en nuestra mente, más horizontes habrá para explorar; por eso es importante tomar del mundo lo que se pueda y, por supuesto, tener un buen filtro interno. ¿Te atreves a probar estas películas?


EmoticonEmoticon